IMC Es La Mejor Medida de La Perdida de Peso

Una de las medidas más usadas para evaluar si el peso que se tiene actualmente es saludable o no es el IMC. Este también es usado como medida para la pérdida de peso pero ha de tenerse en cuenta que en ciertos caso no es la mejor herramienta a usar.

Si quieres conocer cómo ayuda el IMC a controlar los procesos de adelgazamiento así como otras formas más efectivas a continuación te hablaremos de ello.

Evaluación de la pérdida de peso con el IMC

perdida-de-peso-con-IMC

Inicialmente debes saber que el IMC o Índice de Masa Corporal es un índice de peso con el cual se puede saber si el peso de una persona es adecuado en relación a su altura.

Hay que dejar claro que en este índice no se tiene en cuenta el componente graso y el no graso de la masa corporal y es allí donde se da la principal falencia respecto a los proceso de pérdida de peso.

En todo caso es un método muy práctico con el cual se puede evaluar  inicialmente el peso de una persona y si es este saludable o no.

Para calcular el IMC de una persona se tiene en cuenta el peso en kilogramos y la altura en centímetros y puede realizarse de forma manual aunque actualmente hay variedad de calculadores que hacen esta operación.

Igualmente y además de hacer el cálculo es necesario tener a la mano la tabla con el IMC en la cual se reconoce si el que se tiene es saludable o no.

Indicadores IMC

  • Si el IMC es menor a 18,5 se encuentra en Bajo Peso
  • Si el IMC está entre 18,5 y 24,9 se encuentra en un Peso Saludable o normal.
  • Si el IMC está entre 25 y 29,9 se encuentra en Sobrepeso.
  • Y si el IMC es superior a los 30.0 la persona tiene un peso de Obesidad.

Hacer el cálculo del IMC en el proceso de pérdida de peso es adecuado para reconocer el estado actual del mismo pero también para ver la evolución. El problema con esta técnica es que no diferencia el peso entre masa muscular y grasa y es allí donde pueden surgir pesos poco saludables por ejemplo en personas que han ganado una buena masa muscular y han perdido grasa.

De esta forma queda claro que este índice es una buena herramienta pero no la mejor para el seguimiento de la pérdida de peso y tampoco es un método efectivo para reconocer la grasa corporal que se tiene y tampoco la salud.

Los problemas del IMC

Antes de entrar a hablar de otras opciones para medir adecuadamente la pérdida de peso, aclarando que lo que se busca es perder grasa y no dañar el músculo, es necesario profundizar un poco en el problema que presenta la medida con el IMC.

Este no siempre da resultados que sean dicientes al momento de precisar si se quiere o no bajar de peso. Una persona que es musculosa por ejemplo suele tener un IMC alto que indica que debe perder peso y es que como ya decíamos este índice no distingue entre grasa y masa muscular.

Igualmente en el caso de los adultos mayores lo saludable según este índice sería que estuvieran bajo 25 puntos pero en realidad una persona de 65 años o más debería tener uno mayor a 25 y entre 27 para así prevenir los problemas de huesos como la osteoporosis.

Usar el IMC para evaluar el peso de los niños no suele ser tan efectivo y es que en este caso ha de tenerse en cuenta no solo el peso y la talla sino también la edad.

Ya que ha quedado clara la pertinencia del IMC en la medición de la pérdida de peso es el momento de hablar de otras opciones que pueden ser mucho más efectivas al momento de evaluar los progresos en pérdida de peso pero en forma de grasa.

Medidas del cuerpo y de la cintura en la pérdida de peso

Medir el cuerpo con una cinta métrica es una de las formas más efectivas para poder controlar la pérdida de peso cuando nos encontramos en un plan de dieta y ejercicio.

En el caso de la medida de la circunferencia del abdomen ha de tenerse en cuenta que gran parte de la grasa corporal se tiende a acumular en esta zona, causando con ello una obesidad de tipo abdominal. Esta acumulación de grasa es una de las más riesgosas para la salud y es que ella nos habla de la propensión a sufrir de problemas de corazón, de presión arterial, diabetes tipo 2 así como colesterol.

Si estás en un plan de pérdida de peso ha de tomarse el peso al iniciar pero sobre todo ha de medirse la circunferencia de la cintura. Conforme se va avanzando en el plan han de hacerse tomas del peso en la báscula pero más que centrarnos en la disminución de estos números hemos de centrarnos en la pérdida de centímetros abdominales.

Respecto a esta medida ha de tenerse en cuenta que una circunferencia de  cintura de 101,6 cm o más en los hombres se considera muy riesgosa y en el caso de las mujeres la medida es de 88,9 cm.

Además de medir la cintura también se aconseja medir otras zonas del cuerpo como brazos, piernas, entre otros ya que en estas zonas también se acumula la grasa y puede verse la pérdida de ella al medir.

¿Cómo hacer las mediciones?

medida-de-la-pérdida-de-peso

Finalmente, debe tenerse claro que al momento de hacer las mediciones se usa una cinta métrica la cual se ubica en la piel desnuda. En el caso de la cintura ha de ubicarse la cinta justo por la parte superior del hueso de la cadera. Ha de saberse que esta cinta debe quedar ajustada pero no apretar. Solo de esta manera se hará una buena medición.

Tenga en cuenta los aspectos que hemos hablado sobre el IMC y úselo en su proceso de adelgazamiento pero combinando con la medición u otros métodos más efectivos que le permitan conocer qué porcentaje de grasa ha perdido.

Comments are closed.