Pastillas para bajar de peso

Los astronautas suelen pasar largos períodos fuera de la Tierra. Viajan por el espacio de una manera que guarda similitud con como los navegantes en la época de Cristóbal Colón surcaban los mares. Los astronautas, tal vez especialmente los de las primeras misiones a partir de mediados del siglo veinte, compartían con aquellos antiguos navegantes de los mares el no saber exactamente hacia donde se dirigían, en viajes no exentos de grandes riesgos, de peligros de los que tal vez no retornasen con vida.

Tanto en las misiones espaciales a la Luna, por ejemplo, como en los viajes marítimos trasatlánticos alrededor del año 1500, existía un común denominador: la tripulación necesitaba alimentarse. Las naves debían partir con reservas de alimentos en sus bodegas. También agua. La realidad indica que pese a realizarse los mejores esfuerzos en aprovisionar estas misiones lo mejor posible, sus tripulantes han debido soportar seguramente algunas privaciones.

Se precisaba hombres fuertes, bien alimentados. Bajar de peso no era un objetivo. No buscaban adelgazar, ciertamente. Precisaban alimentos que les aportasen proteínas, vitaminas, nutrientes esenciales para mantenerlos sanos, con vigor. Pero a esta necesidad, se contraponían las limitaciones propias del contexto y el tiempo histórico en el que se hallaban.

Las misiones navales de hace quinientos años no podían cargar más que con carnes saladas, galletas, tal vez con algunos animales vivos, algún que otro alimento deshidratado. La refrigeración, por supuesto, no era una opción por ese entonces. Por su parte, las misiones Apolo, contaban con otras restricciones: espacios reducidos, falta de gravedad, sólo por mencionar algunas cuestiones. Si bien las condiciones han mejorado bastante para los astronautas de hoy, los alimentos que los hombres del espacio consumían en ese entonces dejaba bastante que desear: se trataba principalmente de concentrados alimenticios envasados en pomos similares a los que se usan hoy en día para las pastas dentífricas o presentados en forma de pequeños cubos, provenientes de extractos alimenticios diversos, fuente de proteínas y vitaminas.

Diremos la verdad… Que los tripulantes de dichas misiones llegaran a destino e, incluso, volvieran sanos y salvos sin adelgazar riesgosamente, sin bajar de peso de manera peligrosa para su salud era todo un milagro.

En nuestros días, las personas que buscan adelgazar se parecen, de alguna manera, a esos primitivos astronautas. No justamente en su deseo de bajar de peso. Ya dijimos que lo último que precisaban los astronautas era adelgazar. Pero sí en el hecho de que las personas que desean bajar de peso pueden utilizar hoy ese concepto de concentrar, ahora en pastillas (no ya en pastas en pomo o en cubos), componentes alimenticios o suplementos dietarios que, de manera totalmente contraria a la necesidad que tenían los astronautas, ayudan a adelgazar. Las pastillas con extractos de garcinia cambogia, cafeína, glucomanano, grano de café verde, té verde, naranja amarga y cetona de frambuesa son ideales para quienes buscan adelgazar.

Puedes encontrar a continuación algunas breves descripciones:

  • Garcinia cambogia

Se trata de una especie vegetal que crece en diversas zonas de África y Asia, especialmente en India. Su fruto tiene la forma de una pequeña calabaza y es de color verde. Su consumo inhibe la producción de grasa.

  • Cafeína

Consumida en todo el mundo. Presente en el café, infusión popular en los cinco continentes. Ayuda a quienes desean bajar de peso quemando grasa. Atención: consumir demasiada cafeína en algunas personas puede producir irritación, insomnio y ansiedad.

  • Glucomanano

Se extrae de un tubérculo que crece en Asia. Posee la propiedad de absorber agua y generar saciedad al ser ingerido. Contribuye a bajar los niveles de colesterol y lípidos en sangre.

  • Grano de café verde

El grano de café sin tostar quema grasa, favorece la circulación y produce mejoras en quienes padecen celulitis. Complemento ideal para quienes desean adelgazar.

  • Té verde

Utilizado en China desde hace más de tres mil años debido a sus propiedades beneficiosas para la salud. Utilizado hoy en todo el mundo para bajar de peso. Es un antioxidante que contiene cafeína, permitiendo quemar grasas.

  • Naranaja amarga (bitter orange)

Con origen en Siria y regiones africanas, su cultivo hoy está extendido a los países europeos del área del mar Mediterráneo. Funciona como quemador de grasas y su ingesta requiere un mayor gasto calórico del organismo, permitiendo bajar de peso.

  • Cetona de frambuesa (rasperry keton)

La ingesta de cetona de frambuesa produce cambios en el metabolismo, haciéndolo capaz de quemar más grasas en menor tiempo, posibilitando adelgazar rápidamente.

Como habrás podido apreciar en la enumeración anterior, los componentes naturales mencionados poseen propiedades diversas. Algunos de ellos se asemejan entre sí. Todos contribuyen a bajar de peso: algunos de manera más efectiva que otros. Y el metabolismo de cada persona funciona de manera diferente. En algunas personas puede producir mejor efecto un producto, en otras personas otro.

Puedes conseguir pastillas a base de los componentes enumerados anteriormente, por lo general, sin receta médica. Se trata de compuestos naturales, mayormente inocuos para el organismo. De todas maneras, nunca es una mala idea consultar con tu médico de confianza si tienes dudas. Él puede ayudarte en tu plan para adelgazar.

Existen también otro tipo de pastillas para bajar de peso, ya no a base de componentes naturales, para las que precisarás receta médica. Se trata de medicamentos, producidos por laboratorios reconocidos. No es una buena idea el consumo de estos medicamentes sin control médico. El profesional de la salud es quien diseñará un plan específico en cada caso, para cada cuadro clínico, para cada necesidad puntual. Estos medicamentes ayudan a bajar de peso, pero suelen también ocasionar efectos secundarios.

En la mayoría de los casos, además, se recomienda seguir un adecuado plan de nutrición. Nunca estará de más comer bien, hacer ejercicio, llevar una vida sana libre de excesos. Puedes consultar con un nutricionista si tienes dudas acerca de qué alimentos te serían más beneficiosos. Él puede preparar un plan nutricional a tu medida. Afortunadamente, no estás en una carabela hecha de madera surcando el océano Atlántico. Y a menos que te hayas inscripto para formar parte de la próxima misión espacial a Marte, podrás conseguir fácilmente los alimentos que tu nutricionista te indique. Disfruta los diferentes sabores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *